Buscando la verdad…

Archivo para la Categoría "Política"

El equilibro de Nash y el fracaso de la política

concepto-de-estrategia-nash

Estamos viviendo tiempos convulsos. No sólo estamos ante una crisis económica (sobre la que ya hemos hablado largo y tendido), de una crisis energética (de la que ya hablaremos), sino que también estamos inmersos en una crisis política. No es sólo que los políticos se muestren incapaces de dar con una respuesta válida a los problemas que se les presentan, sino que son incapaces de hallar esta respuesta por la negativa a escuchar a las demás formaciones y grupos sociales. Sólo se oyen a si mismos.

Un equilibrio de Nash es una situación en la cual todos los jugadores han puesto en práctica, y saben que lo han hecho, una estrategia que maximiza sus ganancias dadas las estrategias de los otros.

(Wikipedia )

En otras palabras, es una situación, en la que ganas lo máximo perdiendo lo mínimo, de forma individual. De esta manera, todos ganan y todos pierden. Por lo tanto este equilibrio es deseable en toda negociación. Pero no solo en las negociaciones, sino que en la política debería ser requisito indispensable para poder realizar políticas a largo plazo. Pero esa no es la realidad. Lo cierto es que nuestros políticos se han instalado en el cortoplacismo y, todo lo que vaya a más de cuatro años les es ajeno. Así nos encontramos con múltiples y contradictorias leyes de educación, en poco más de 20 años; múltiples cambios en el código penal, o la divergente modificación que se está preparando de la ley del aborto. Y todas estas acciones tienen un punto en común: la ideología.

En España, cuando un partido llega al poder, ya no lo hace con vocación social, intentando aportar algo a sus conciudadanos. No, sólo quiere imponer su ideología en forma de decreto o de ley orgánica. Este es nuestro mal y uno de los principales motivos por los que nuestro país no sale de la crisis institucional en la que vive inmerso. Y esto es extrapolable, desde plenos de ayuntamiento al parlamento nacional o, incluso, europeo. Toda una vergüenza que tenemos que soportar.

El día en que los diferentes partidos con representación en el parlamento sean capaces de buscar el equilibro de Nash, seguramente, empezaremos a ver el final del túnel. De momento solo vemos pasar trenes que nos vienen de frente.

Anuncios

REFLEXION I

fanatismo

Desde los primeros post de este blog siempre me he mostrado crítico con las ideologías. Y hoy más que nunca me reafirmo. Es difícil calcular el daño que estas han hecho al conjunto de la sociedad, pero ha sido su seguimiento fanático lo que ha provocado algunas de las catástrofes no naturales más importantes de la historia. El gran problema de estas es que sus seguidores e ideólogos las siguen según el concepto de fe, sin ninguna crítica. Se vendan los ojos y gritan sus consignas, mantras y, en la mayor parte de los casos, tonterías variadas.

Lo principal que define a una ideología es la falta de base. Si, dirán muchos que su ideología tiene como base las ideas de tal o de cual. Pero no tienen base real. Sólo son ideas salidas de la pluma de un iluminado que, un día, escribe un libro por el que la gente es capaz de matar, o dejarse guiar hacia el desastre. Tanto “La Riqueza de las Naciones“, como “El capital“, sólo son ideas teóricas que, hasta el día de hoy, han producido más víctimas que la peste. ¿Y su aportación al mundo?. El comunismo, por su propio diseño, ha dado lugar a un amplio abanico de dictaduras. Y por su lado, el capitalismo, lo estamos sufriendo ahora.

El comunismo se hado en un conjunto de la población bastante crítico, que apostó por la formación y el conocimiento en un momento dado y que, finalmente ha abandonado esta idea en pos de buscar un resultado diferente. El problema del capitalismo es que proviene de un entorno conservador y religioso muy arraigado y nada crítico, que mantiene las ideas según su conveniencia, haciendo gala de una doble moral denigrante y en cuyos resultados estamos inmersos ahora.

Esta no es solo una crisis económica. Es también una crisis moral. Los políticos de gran parte de Europa, totalmente divorciados de los ciudadanos a los que dicen representar, se han dado a una orgía burguesa en busca de aumentar su ya desproporcionado patrimonio y dejar volar su ideología preferida. Y para ello nos quieren retrotraer al siglo XIX. Esto ya sabemos como acabará, porque es lo que ha ocurrido en el pasado. Si quieres resultados diferentes, haz cosas diferentes. Si vuelven a llevarnos al mismo punto, obtendrán lo mismo: revueltas, revoluciones y guerras.

Mientras no abandonemos las ideologías y busquemos la forma más eficiente de gestión de nuestros recursos, seguiremos inmersos en esta vorágine de autodestrucción en la que nos hayamos.

LOMCE: ¿Por qué lo llaman educación cuando quieren decir adoctrinamiento?

ley_wert

Ya es oficial. La LOMCE ha entrado por la puerta grande como la última ley de adoctrinamiento. Esta vez del Partido Popular. Y lo mejor de todo es que de esta vez ni tan siquiera han hecho el paripé. El PP ha impuesto la ley pasando el rodillo que supone tener mayoría absoluta. Esa mayoría absoluta a la que se acogen para hacer lo que les da la real gana (Noticia en El Pais).

Es una ley que no convence a nadie, y con motivo.

Esta es una ley que nace ya, por primera vez, con el germen de la derogación en su nacimiento. Toda la oposición se ha comprometido a derogarla en bloque (El Mundo).

Pero es que a lo demás, es una ley que tampoco gusta en Europa, que ha criticado abiertamente que se hayan saltado las directivas europeas y eliminen “educación para la ciudadanía” (El Mundo).

Realmente, esta es una ley que solo convence al propio PP, que la ha cocinado en las FAES durante los últimos años (ElDiario.es).  Con esta ley, entra en todo su apogeo la pregunta: ¿Y porqué lo llaman educación cuando quieren decir adoctrinamiento?

Política e incompentencia

politica

 

Incompetencia, incompetencia e incompetencia son las tres palabras que se me vienen a la cabeza cada vez que pienso en los que han sido nuestros presidentes del gobierno durante la democracia. Absoluta y total incompetencia. Y claro, como incompetentes que son, sufren del efecto Dunning-Kruger.

Si no, no me explico como es posible que hayan sacrificado así la educación, la ciencia o la sanidad. Son unos auténticos analfabetos. Ya no solo analfabetos científicos, sino analfabetos. No saben ni leer. Por eso necesitan chopocientos asesores que si, esos si que tienen su buena financiación.

Realmente ni saben ni quieren saber lo que hacen, mientras sus amiguísimos les aseguren que cuando salgan de la política, van a recibir su dinero. Y claro, para eso se tienen que asegurar que tendrán ingresos mientras estén en política. Pero estos retrasados mentales que nos gobiernan no son, ni tan siquiera, capaces de saber que con lo que hacen están ahogando, no solo a la población, de la que en cualquier caso dependen. Si no que se ahogan a si mismos, creando un mundo insostenible.

¿Como quieren que haya ningún tipo de industria en España si no se invierte en I+D? Claro, como no entienden ni papa cada vez que un científico o un técnico les habla, pues entonces lo que dicen son tonterías y por lo tanto, mienten. Si aquí lo que hace falta es que venga gente con pasta e invierta en contratar camareros.

¿Como quieren tener a una población productiva si eliminan la sanidad? Bueno, claro, como si ellos se ponen malos, se van a Houston o a New York. O a las malas siempre tienen la clínica Ruber, pues eso, que ande yo caliente…

¿Y como va a haber I+D sin educación? Ah, claro, se me olvidaba que el sistema educativo proviene del método prusiano, y estos señores lo que quieren es ladrillos para el sistema productivo, no personas críticas ni constructivas. Por eso eliminan la filosofía y ponen religión. No quieren a nadie que se de cuenta de lo inútiles que son. Pero es tarde.

Incompetencia, incompetencia, incompetencia. Interesada y bien pagada incompetencia.

La dictadura de los mercaderes

dictadura

Aunque he nacido posteriormente a la dictadura, si que he llegado a oir algunos de los tópicos que heredamos del franquismo. Uno de ellos, muy recurrente, era el de no meterse en política, que sólo trae problemas. Tan bien lo aprendimos que, cuando llegó la democracia, aceptamos como tal meter un papel en una caja cada cuatro años. A eso se ha reducido la política ciudadana en este país. El resto de herramientas de participación ciudadana en la política, han sido puramente estéticos.

Cuatro referendos en 30 años de democracia  y una ley de “iniciativas legislativas populares (ILP)”, que sólo ha admitido a trámite dos iniciativas y, curiosamente, de forma reciente. Una para la protección de la tauromaquia, que aprobaron por vía de urgencia (ahí se notó que al PP le atraía esa ley) y la segunda, la promovida por la “plataforma de afectados por la hipoteca (PAH)”, que a lo demás modificaron hasta reconvertirla en todo lo contrario de lo que se pretendía.

Así las cosas, aún quedaban recursos como la huelga o las manifestaciones. Tomar la calle como forma de política participativa. Pero el gobierno ha aprendido que con ignorarlo vale. El silencio se ha convertido en la nueva política. Tomar medidas sin dar ni una sola explicación. Actos de dudosa moral y no dar ni tan siquiera una explicación (y mucho menos dimitir). El silencio ante el ciudadano se ha instaurado entre nuestros gobernantes.

Pero, lejos de lo que podamos pensar, esto no es exclusivo de España. En Europa podemos votar por los eurodiputados. Pero ¿alguno de vosotros a votado a Durao Barroso o a Van Ronpuy para que ocupen sus respectivos puestos?

Dentro de este panorama, aquellos que finalmente han secuestrado la democracia, haciendose llamar nuestros representantes, se han dedicado a crear una unión europea que durante esta crisis hemos visto que era, realmente, un acuerdo entre mercaderes. ¿A alguien se le ocurre pensar que el gobierno federal de EEUU no hubiera ayudado a sus estados más endeudados (como California) a base de aumentar su inflación? Pues en Europa podríamos hablar de Grecia, Portugal, Irlanda y Chipre para ver, con estupor a lo demás, que esta supuesta unión europea a tomado todas las medidas posibles para robarles y hundirles. Han destrozado Grecia, Chipre y Portugal y lo más que hacen es un “oopsss, pues parece que nos hemos equivocado”, sin más consecuencias.

Dentro de este contexto, se hace necesaria una regeneración total y completa de lo que hemos denominado democracia, y de lo que han querido llamar unión europea (que ni era unión ni europea, solo alemana, por lo que se ve).

La democracia, para poder considerarse regenerada debería:

  • Admitir nuevas formas de participación ciudadana directa, como la Democracia Directa Digitalizada, que por cada X ciudadanos emita un voto para cualquier ley votada en el parlamento, con el mismo valor que el de un diputado.
  • Obligar a que una IPS sea de obligada votación en el parlamento, a partir de un número determinado de firmas.
  • Obligar a que, si bien por recogida de firmas, o bien por petición de la oposición, se requieren explicaciones por parte de un ministro o del presidente del gobierno, esta sea obligatoria y no votada en parlamento.
  • Que todo incumplimiento del programa electoral sea sometido a referendum. Y si no es así y se incumple, se disuelvan las cortes y se celebren elecciones.
  • Que la simple imputación en un caso judicial obligue, por ley, a la expulsión de su puesto a cualquier cargo público, hasta que haya una resolución.

La unión europea, debería:

  • Someter a sufragio la elección del presidente y “primer ministro” de la república europea. Si, como lo he escrito, Europa debería comportarse como un país y no como un acuerdo de mercaderes.
  • El banco central deberá ser eso, un banco central con todos los derechos y deberes. Sin ninguna restricción.
  • Tener políticas de obligado cumplimiento por los estados miembros y no simples directrices.

Aunque estos son unos principios básicos, mientras no se cumpla alguno de ellos, ni viviremos en democracia ni estaremos en una unión Europea. Estaremos permanentemente en la dictadura de los mercaderes.

¿Es el liberalismo económico una utopía?

Hace unos días un buen amigo me asalto con esta pregunta. Al principio no lo pude evitar. Se me alzó sola la ceja. ¿La pregunta va en serio? El caso es que me puse a meditar el tema. La verdad es que ya había hablado en este mismo blog sobre el fracaso que han supuesto las ideologías del siglo XIX (ver Ateos políticos). Y el liberalismo económico, así como el neoliberalismo que ahora intentan imponer a toda costa los gobiernos y los bancos (eso que llaman los mercados) en toda Europa, no son más que ideas de como debería funcionar el sistema económico basados, al igual que el comunismo o el fascismos, en ideas surgidas en la penumbra del escritorio de un iluminado. En este caso, el iluminado tiene nombre y apellidos: Adam Smith.

Después de varios días pensandolo bien y meditando sobre todos los posibles puntos a tener en cuenta, la respuesta ha sido clara: SI. Pero un sí rotundo. El liberalismo económico es tan utópico como lo es el comunismo.

Anarquía y Crecimiento perpetuo

La primera preguna que me vino a la cabeza es: ¿que es el liberalismo?. Bien, la propuesta económica del liberalismo es, simplemente, la anarquía llevada al sistema económico. Que ningún elemento regulador se interponga en el intercambio de bienes y servicios (a lo que habría que añadir el peculiar caso de la bolsa. Ver el Porqué de la crísis económica). Según la propuesta de Adam Smith, el mercado se regula solo. Bueno, para ser estrictos, aunque no lo menciona, todos los analistas están deacuerdo en que Adam Smith introdujo aquí sus ideas profundamente religiosas, dejando intuir que es la mano de Dios la que regularía el mercado. Si bien es cierto que es una interpretación de sus textos, desde luego no es una interpretación nada descabellada.

Por otra parte, el liberalismo económico propugna la naturaleza humana como competitiva. Como ya hemos visto, esto no es del todo cierto (Ver El ser humano como especie competitiva o colaborativa). Esta suposición les lleva a decir que será la libre competencia la que atraerá mejoras sobre los precios y las calidades de los productos por si sola.

Otro punto fundamental es que la competitividad traerá más consumo. Para que todo el sistema funcione, el consumo ha de incrementarse. ¿De forma perpetua?

Información perfecta

(He de dar las gracias a Oscar Caso, por preguntón, y porque este punto no hubiera sido posible sin su colaboración).

Otros dos de los pilares del neoliberalismo son la “información y competencia perfecta en el libre mercado” y la “racionalidad en la toma de decisiones” (de todos los agentes económicos, pero especialmente de los consumidores).

Sobre la información perfecta, ya hemos visto como la desregulación de los mercados financieros (otro pilar fundamental en el liberalismo), lleva a una opacidad mayor en la información. Un ejemplo es la crisis de las subprime.El premio nobel de economía, Joseph Stiglitz, rebatió la información perfecta en su teoría de la “Información Asimétrica” .

Sobre la toma de decisiones racional del consumidor, bueno, dejaremos que don Eduard Punset nos responda a esta cuestión: “Somos predeciblemente Irracionales“.

Situación real

Punto primero: la falta de regulación no ha llevado a una autoregulación del mercado. Si y hemos visto sus consecuencias. Realmente estamos inmersos en ella. Al igual que otras ideologías sin ninguna base, el liberalismo económico peca de “buenista”. Realmente lo que no tiene en cuenta es que la creación de un entorno competitivo nos dispone a la lucha por la supervivencia. Y esa lucha es, en la mayor parte de los casos, sucia. Pero esta crisis económica nos muestra el lado real, donde el más cabrón es el que gana. los mentirosos y los timadores son los que terminan llevandose el gato al agua, acaparando de forma enfermiza todos los recursos económicos disponibles, en un síndrome de diógenes del dinero que, a seguro, nunca imaginó así Mr. Adam Smith.

Punto segundo: Lejos de cumplirse las premisas postuladas en el ideario de el capitalismo y el liberalismo económico, la verdad al final es que ha ocurrido todo lo contrario a lo predicho. No solo hace falta una fuerte regularización para que no se desmadre el mercado, sino que a lo demás la falta de regularización ha llevado a una opacidad que raya con la estafa, con tal de atraer a los incautos a los que robar el dinero.

Tercero: no existe el crecimiento perpetuo. Así que al final las crisis económicas vienen a equilibrar la balanza del crecimiento, para producir un decrecimiento. Las crisis económicas son inherentes a un sistema basado en grandes picos de crecimiento. ¿No sería deseable un sistema más estable, con leves crecimientos y decrecimientos, que no provocaran tan graves daños?

Como conclusión final, decir: si, estamos ante la última gran utopía económica. Y es ya la hora de buscar sistemas alternativos de verdad y abandonar las ideologías sin fundamento alguno del siglo XIX.

¿HOLOCAUSTO GRIEGO?

Este fin de semana ha habido dos eventos en Europa dignos de mención. Y curiosamente ambos pertenecen al la llamada fiesta de la democracia: elecciones. ¿En donde? Pues en Francia (como bien aparece en todos los medios) y en Grecia (que por cierto se menciona menos). Ambas son importantes, pero las griegas tienen algo más de carnaza. Veamos.

Tras las elecciones, el parlamento griego queda configurado de la siguiente manera:

El conservador Nueva Democracia y el socialista Pasok, los dos únicos partidos que apoyan las medidas de austeridad impuestas por el Fondo Monetario Internacional, el Banco Central Europeo, no han conseguido la mayoría absoluta.
Y los otros cinco partidos que han conseguido representación parlamentaria son todos de extrema izquierda o de ultraderecha (neonazis incluidos) se niegan radicalmente y en redondo a apoyar un Ejecutivo del que formen parte los ‘traidores’ que han impuesto a Grecia las medidas de rigor.

(Fuente: El mundo)

Dado este panorama, parece que se ciernen nubes negras sobre Grecia que podría acabar fuera del Euro. Viendo estos resultados cabe pensar:

  1. Los Griegos son gilipollas (así, en general).
  2. Los Griegos no son conscientes de lo que se están jugando.
  3. Los Griegos quieren salir del Euro.
  4. Los Griegos saben realmente lo que hay y no quieren seguir siendo expoliados.

Según lo poco que se publica hoy en los medios, parece que los Griegos están entre las 3 primeras opciones… Pero rascando un poco (que tampoco mucho) sobre la superficie, coge fuerza la cuarta opción.

Algo de Historia

Para entender bien la crisis griega, hay que hacer un poco de memoria reciente. Porqué ocurrió la crisis económica, y porque Grecia está como está.

Ya debería sonar el concepto de las hipotecas Subprime que se pusieron de moda en EEUU, y que se daba a los famosos NINJA (No Incomes or Job or Assets – Sin ingresos ni trabajo ni activos). Estas hipotecas se concedían porque se empaquetaban en activos (CDOs) que eran puestos en bolsa y comprados por inversores. Básicamente se concedían porque a los bancos de USA se la pelaba que les devolvieran la pasta. Ellos iban a ganar igual (Fuente: Inside Job).

Estos activos fueron comprados, principalmente por bancos Alemanes y Franceses, que a su vez los vendieron a bancos de toda Europa. Y estos a su vez de los vendían a sus vecinos. El problema vino cuando estalló la crisis “Subprime” (también llamada crisis Ninja) en EEUU. De pronto los bancos alemanes y franceses se dieron cuenta de que tenían activos tóxicos y de que los habían repartido, siendo estos a su vez repartidos, de tal manera que todavía no tienen ni idea de cuantos activos tóxicos hay ni de quien los tiene exactamente (Ver: Explicación de la crisis por Leopoldo Abadía en Buenafuente).

Pero en los tiempos de bonanza, anteriores a 2008, Grecia era un chollo para estos bancos (alemanes, franceses y yankis) que se aprovecharon de unos gobiernos corruptos para prestarles dinero a mansalva (Fuente: Cinco días) a parte de dejarlos con CDOs tóxicos en el bolsillo. Claro, con la crisis los bancos cerraron el grifo del crédito, dado que no se fiaban de que tuvieran activos tóxicos, y esto redundó en que el gobierno griego fué incapaz de mantener el nivel de gasto , entre otras cosas porque se fundían un 30% del PIB en defensa. Así que en este ambiente, se fraguan los rescates financieros por parte de la UE. (Fuentes: El Pulso — Pensamiento Crítico).

Estos rescates se condicionan a unos ajustes en el gasto público griego, que enciende la motosierra y no para de hacer recortes a mansalva para conseguir el favor de Alemania y Francia para recibir el dinero. Claro que uno es mal pensado y comienza a pensar que lo que quiere Alemania y Francia es que el gobierno griego gaste poco en sus ciudadanos para que la mayor parte del dinero que se le va a inyectar (recordemos que pagado por todos los estados miembros de la unión) vaya a parar a los bancos alemanes y franceses. Y de paso si cuelan alguna otra cosilla, pues mejor que mejor (ver artículo). Pero quizá sea que yo soy muy mal pensado.

Estado actual.

El caso es que dentro de toda esta vorágine, y después de múltiples y graves disturbios durante meses, el pueblo griego ha decidido votar en contra de los recortes. ¿Un suicídio económico?

Conclusiones

En todo este caso queda clara una cosa: los griegos a parte de putas, estaban poniendo la cama. Y lo saben. Y se han hartado. Durante años han sido, directamente expoliados. Y ahora expoliados y humillados. Se ha generado sobre ellos una deuda a la que no van a poder hacer frente. Si esto fuera realmente Europa (como nación, o como unidad) se le condonaría la deuda y se les ayudaría de forma real y eficaz a solucionar su problema. Pero como esto es Alemania aprovechandose de los demás, veremos un drama Griego (y nunca mejor dicho). Aunque siempre me puedo equivocar.