Buscando la verdad…

Archivo para noviembre, 2013

El desastre energético

Energía Eólica

(Imagen de Zalo Golpe)
 

Que la política energética debería ser un pilar básico de la política general de cualquier país es un hecho. Todo depende de la energía. El transporte, la industria, la calidad de vida en los hogares. Es, en cualquier caso, un factor estratégico de un país y son aquellos países que mejor gestionan sus recursos energéticos los que logran llevar una mejor calidad de vida.

Ahora, este no es el caso de España. No, al menos, con este gobierno. Si bien es cierto que la incompetencia de nuestros políticos es, desde hace años, desmedida, algunos al menos han sabido rodearse de alguien que si supiera de que hablaba. Así que durante las legislaturas del señor Rodriguez Zapatero, si bien eran incompetentes en tema energético, llamaron para asesorarse a alguien que no lo era. Así logró en poco tiempo que en base a las energías renovables, España se convirtiera en exportador neto de electricidad desde 2006, vendiendo energía a Francia y no al revés, como algunos se han atrevido a asegurar (ref1. fer2), creando una pujante industria que incluso, por si sola, podía llegar a bloquear un sector si algo fallaba .

Así las cosas ahora volvemos a oír hablar de conceptos anticuados, como el déficit tarifario, o que España es deficitaria energéticamente . Que España es deficitaria, energéticamente hablando, ya hemos visto que es, simplemente, mentira. Y lo del déficit tarifario es de traca (ref1., ref2.).

La cosa se ha vuelto surrealista a raiz de la decisión de nuestro gobierno actual de imponer un impuesto a la energía solar que ha provocado, directamente, una bronca monumental desde Bruselas y que, incluso, la revista Forbes cree que podría desencadenar desobediencia civil a gran escala.

Así, España está perdiendo todo lo ganado en los últimos años, de manera fulgurante y desastrosa. Porque no han añadido ningún valor a la producción eléctrica. Simplemente han incluido un impuesto para favorecer a aquellas empresas en las que acabarán como asesores cobrando multimillonarios sueldos por sus servicios. Y todo esto lo hacen sin reparar en el daño brutal que le están haciendo a un país ya castigado por la crisis económica, dentro de la que está embebida la crisis energética del petroleo. Es una absoluta irresponsabilidad mirar sólo por los intereses económicos propios y de sus amigos en un momento tan delicado.

Esta política energética, no solo es un desastre, sino que nos llevará al desastre de forma inmediata. Y lo sufriremos todos.

Anuncios