Buscando la verdad…

Justicia_9

Sinceramente, no entiendo las críticas a la sentencia del tribunal de derechos humanos en contra de la “doctrina Parot”. Veamos:

Se entiende por jurisprudencia a la doctrina establecida por los órganos judiciales del Estado (por lo general, el Tribunal Supremo o Tribunales Superiores de Justicia) que se repiten en más de una resolución. Esto significa que para conocer el contenido completo de las normas vigentes, hay que considerar cómo han sido aplicadas en el pasado. En otras palabras, la jurisprudencia es el conjunto de sentencias que han resuelto casos fundamentándose en ellas mismas.

(Fuente: Wikipedia )

A partir de la definición que encontramos en la wikipedia, podemos ver que la jurisprudencia es una manera de rellenar el hueco que deje libre la ley. Por poner un ejemplo, si una ley te dice que la condena máxima es de 10 años y la mínima de 6, la jurisprudencia puede servirte para saber en que casos puedes aplicar cada pena.

Y esto es lo que era la doctrina Parot. Jurisprudencia. Una jurisprudencia, a lo demás, surgida de la alarma social que provocó que, en 2006, en cumplimiento de la ley, terroristas de ETA salieran libres, después de haber cumplido su condena. El problema de todo esto es que la ley es muy explícita al respecto y dice claramente que se te aplicará la ley que más beneficiosa sea para el reo en el momento de la celebración del juicio, a elegir entre la ley vigente en el momento del juicio o la ley vigente en el momento en que se cometió el crimen. Para el caso de los terroristas de los que hablamos, se aplicaba el código penal de 1973, que decía que:

Este Código Penal establecía un día de redención por cada dos de trabajo de forma que terroristas condenados a cientos de años de prisión podían salir de la cárcel sin apenas haber cumplido 20 años al descontarse los beneficios de la pena máxima de prisión, fijada entonces en de 30 años.

Sin embargo, lo que decidió el tribunal supremo en 2006 fue:

El alto tribunal estableció en su sentencia 197/2006 que las redenciones de la pena por beneficios penitenciarios como el trabajo no debían descontarse de estos 30 años, sino de cada una de las condenas impuestas que se van cumpliendo sucesivamente empezando por la de mayor cuantía.

(Fuente: RTVE noticias).

Independientemente del castigo que pudiéramos pensar que merecen estos delincuentes, la realidad es que los jueces no están ahí para modificar la ley, sino para aplicarla. Son sus garantes y ejecutores. Y la doctrina Parot era una aberración legal en toda regla. Y eso es lo que ha venido a recordarnos el tribunal de derechos humanos de Estrasburgo, que ha dicho claramente que “el Convenio de Derechos Humanos prohíbe la aplicación retroactiva del Derecho penal“.
(Fuente: Europa Press )

Así que no sé de que nos asombramos, ni porqué nos quejamos. Europa no es la mala de esta película. Lo son los incompetentes de nuestros políticos, que son incapaces de prever estas situaciones y crear un marco legal para ellas. Eso si, crear leyes para criminalizar protestas y para asegurarse que el dinero entra en su bolsillo si se les da bien.

Tanto hijo puta y tan pocas balas…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: