Buscando la verdad…

Archivo para mayo, 2012

¿Es el liberalismo económico una utopía?

Hace unos días un buen amigo me asalto con esta pregunta. Al principio no lo pude evitar. Se me alzó sola la ceja. ¿La pregunta va en serio? El caso es que me puse a meditar el tema. La verdad es que ya había hablado en este mismo blog sobre el fracaso que han supuesto las ideologías del siglo XIX (ver Ateos políticos). Y el liberalismo económico, así como el neoliberalismo que ahora intentan imponer a toda costa los gobiernos y los bancos (eso que llaman los mercados) en toda Europa, no son más que ideas de como debería funcionar el sistema económico basados, al igual que el comunismo o el fascismos, en ideas surgidas en la penumbra del escritorio de un iluminado. En este caso, el iluminado tiene nombre y apellidos: Adam Smith.

Después de varios días pensandolo bien y meditando sobre todos los posibles puntos a tener en cuenta, la respuesta ha sido clara: SI. Pero un sí rotundo. El liberalismo económico es tan utópico como lo es el comunismo.

Anarquía y Crecimiento perpetuo

La primera preguna que me vino a la cabeza es: ¿que es el liberalismo?. Bien, la propuesta económica del liberalismo es, simplemente, la anarquía llevada al sistema económico. Que ningún elemento regulador se interponga en el intercambio de bienes y servicios (a lo que habría que añadir el peculiar caso de la bolsa. Ver el Porqué de la crísis económica). Según la propuesta de Adam Smith, el mercado se regula solo. Bueno, para ser estrictos, aunque no lo menciona, todos los analistas están deacuerdo en que Adam Smith introdujo aquí sus ideas profundamente religiosas, dejando intuir que es la mano de Dios la que regularía el mercado. Si bien es cierto que es una interpretación de sus textos, desde luego no es una interpretación nada descabellada.

Por otra parte, el liberalismo económico propugna la naturaleza humana como competitiva. Como ya hemos visto, esto no es del todo cierto (Ver El ser humano como especie competitiva o colaborativa). Esta suposición les lleva a decir que será la libre competencia la que atraerá mejoras sobre los precios y las calidades de los productos por si sola.

Otro punto fundamental es que la competitividad traerá más consumo. Para que todo el sistema funcione, el consumo ha de incrementarse. ¿De forma perpetua?

Información perfecta

(He de dar las gracias a Oscar Caso, por preguntón, y porque este punto no hubiera sido posible sin su colaboración).

Otros dos de los pilares del neoliberalismo son la “información y competencia perfecta en el libre mercado” y la “racionalidad en la toma de decisiones” (de todos los agentes económicos, pero especialmente de los consumidores).

Sobre la información perfecta, ya hemos visto como la desregulación de los mercados financieros (otro pilar fundamental en el liberalismo), lleva a una opacidad mayor en la información. Un ejemplo es la crisis de las subprime.El premio nobel de economía, Joseph Stiglitz, rebatió la información perfecta en su teoría de la “Información Asimétrica” .

Sobre la toma de decisiones racional del consumidor, bueno, dejaremos que don Eduard Punset nos responda a esta cuestión: “Somos predeciblemente Irracionales“.

Situación real

Punto primero: la falta de regulación no ha llevado a una autoregulación del mercado. Si y hemos visto sus consecuencias. Realmente estamos inmersos en ella. Al igual que otras ideologías sin ninguna base, el liberalismo económico peca de “buenista”. Realmente lo que no tiene en cuenta es que la creación de un entorno competitivo nos dispone a la lucha por la supervivencia. Y esa lucha es, en la mayor parte de los casos, sucia. Pero esta crisis económica nos muestra el lado real, donde el más cabrón es el que gana. los mentirosos y los timadores son los que terminan llevandose el gato al agua, acaparando de forma enfermiza todos los recursos económicos disponibles, en un síndrome de diógenes del dinero que, a seguro, nunca imaginó así Mr. Adam Smith.

Punto segundo: Lejos de cumplirse las premisas postuladas en el ideario de el capitalismo y el liberalismo económico, la verdad al final es que ha ocurrido todo lo contrario a lo predicho. No solo hace falta una fuerte regularización para que no se desmadre el mercado, sino que a lo demás la falta de regularización ha llevado a una opacidad que raya con la estafa, con tal de atraer a los incautos a los que robar el dinero.

Tercero: no existe el crecimiento perpetuo. Así que al final las crisis económicas vienen a equilibrar la balanza del crecimiento, para producir un decrecimiento. Las crisis económicas son inherentes a un sistema basado en grandes picos de crecimiento. ¿No sería deseable un sistema más estable, con leves crecimientos y decrecimientos, que no provocaran tan graves daños?

Como conclusión final, decir: si, estamos ante la última gran utopía económica. Y es ya la hora de buscar sistemas alternativos de verdad y abandonar las ideologías sin fundamento alguno del siglo XIX.

Anuncios

¿HOLOCAUSTO GRIEGO?

Este fin de semana ha habido dos eventos en Europa dignos de mención. Y curiosamente ambos pertenecen al la llamada fiesta de la democracia: elecciones. ¿En donde? Pues en Francia (como bien aparece en todos los medios) y en Grecia (que por cierto se menciona menos). Ambas son importantes, pero las griegas tienen algo más de carnaza. Veamos.

Tras las elecciones, el parlamento griego queda configurado de la siguiente manera:

El conservador Nueva Democracia y el socialista Pasok, los dos únicos partidos que apoyan las medidas de austeridad impuestas por el Fondo Monetario Internacional, el Banco Central Europeo, no han conseguido la mayoría absoluta.
Y los otros cinco partidos que han conseguido representación parlamentaria son todos de extrema izquierda o de ultraderecha (neonazis incluidos) se niegan radicalmente y en redondo a apoyar un Ejecutivo del que formen parte los ‘traidores’ que han impuesto a Grecia las medidas de rigor.

(Fuente: El mundo)

Dado este panorama, parece que se ciernen nubes negras sobre Grecia que podría acabar fuera del Euro. Viendo estos resultados cabe pensar:

  1. Los Griegos son gilipollas (así, en general).
  2. Los Griegos no son conscientes de lo que se están jugando.
  3. Los Griegos quieren salir del Euro.
  4. Los Griegos saben realmente lo que hay y no quieren seguir siendo expoliados.

Según lo poco que se publica hoy en los medios, parece que los Griegos están entre las 3 primeras opciones… Pero rascando un poco (que tampoco mucho) sobre la superficie, coge fuerza la cuarta opción.

Algo de Historia

Para entender bien la crisis griega, hay que hacer un poco de memoria reciente. Porqué ocurrió la crisis económica, y porque Grecia está como está.

Ya debería sonar el concepto de las hipotecas Subprime que se pusieron de moda en EEUU, y que se daba a los famosos NINJA (No Incomes or Job or Assets – Sin ingresos ni trabajo ni activos). Estas hipotecas se concedían porque se empaquetaban en activos (CDOs) que eran puestos en bolsa y comprados por inversores. Básicamente se concedían porque a los bancos de USA se la pelaba que les devolvieran la pasta. Ellos iban a ganar igual (Fuente: Inside Job).

Estos activos fueron comprados, principalmente por bancos Alemanes y Franceses, que a su vez los vendieron a bancos de toda Europa. Y estos a su vez de los vendían a sus vecinos. El problema vino cuando estalló la crisis “Subprime” (también llamada crisis Ninja) en EEUU. De pronto los bancos alemanes y franceses se dieron cuenta de que tenían activos tóxicos y de que los habían repartido, siendo estos a su vez repartidos, de tal manera que todavía no tienen ni idea de cuantos activos tóxicos hay ni de quien los tiene exactamente (Ver: Explicación de la crisis por Leopoldo Abadía en Buenafuente).

Pero en los tiempos de bonanza, anteriores a 2008, Grecia era un chollo para estos bancos (alemanes, franceses y yankis) que se aprovecharon de unos gobiernos corruptos para prestarles dinero a mansalva (Fuente: Cinco días) a parte de dejarlos con CDOs tóxicos en el bolsillo. Claro, con la crisis los bancos cerraron el grifo del crédito, dado que no se fiaban de que tuvieran activos tóxicos, y esto redundó en que el gobierno griego fué incapaz de mantener el nivel de gasto , entre otras cosas porque se fundían un 30% del PIB en defensa. Así que en este ambiente, se fraguan los rescates financieros por parte de la UE. (Fuentes: El Pulso — Pensamiento Crítico).

Estos rescates se condicionan a unos ajustes en el gasto público griego, que enciende la motosierra y no para de hacer recortes a mansalva para conseguir el favor de Alemania y Francia para recibir el dinero. Claro que uno es mal pensado y comienza a pensar que lo que quiere Alemania y Francia es que el gobierno griego gaste poco en sus ciudadanos para que la mayor parte del dinero que se le va a inyectar (recordemos que pagado por todos los estados miembros de la unión) vaya a parar a los bancos alemanes y franceses. Y de paso si cuelan alguna otra cosilla, pues mejor que mejor (ver artículo). Pero quizá sea que yo soy muy mal pensado.

Estado actual.

El caso es que dentro de toda esta vorágine, y después de múltiples y graves disturbios durante meses, el pueblo griego ha decidido votar en contra de los recortes. ¿Un suicídio económico?

Conclusiones

En todo este caso queda clara una cosa: los griegos a parte de putas, estaban poniendo la cama. Y lo saben. Y se han hartado. Durante años han sido, directamente expoliados. Y ahora expoliados y humillados. Se ha generado sobre ellos una deuda a la que no van a poder hacer frente. Si esto fuera realmente Europa (como nación, o como unidad) se le condonaría la deuda y se les ayudaría de forma real y eficaz a solucionar su problema. Pero como esto es Alemania aprovechandose de los demás, veremos un drama Griego (y nunca mejor dicho). Aunque siempre me puedo equivocar.