Buscando la verdad…

Suelo recelar de los artículos sobre ciencia que aparecen en los periódicos. Raramente están bien escritos y suelen pecar de no saber transmitir o interpretar sus contenidos. Quizá por estar escritos por periodistas y no por científicios que sepan algo de la materia.
Sin embargo hoy un artíuclo de “El Mundo ” ha logrado mi atención. El titular quizá no sea lo más riguroso que existe (El autismo empieza a ‘escribirse’ en el cerebro a los seis meses), pero hay referencias al artículo original, y está mínimamente bien explicado.
Pero, como siempre, mucho más recomendable leer el paper original. Este estudio puede resultar muy interesante, puesto que muestra como el desarrollo del cerebro en los primeros años, es fundamental en la vida del individuo. El título original del artículo:

“Differences in White Matter Fiber Tract Development Present From 6 to 24 Months in Infants With Autism “.

(Diferencias en el desarrollo de las fibras de la Materia blanca -del cerebro- están presentes en los niños con Autismo entre los 6 y los 24 meses).

El resumen del artículo nos dice:

Objetivo:
La evidencia de prospección de estudios de niños de alto riesgo, sugiere que los primeros síntomas de autismo usualmente aparecen al final de la primer o al principio del segundo año de vida después de un período de desarrollo relativamente normal. Los autores examinaron prospectivamente el tracto de la organización de la fibra de la sustancia blanca de niños de 6 a 24 meses en lactantes con alto riesgo que desarrollaron trastornos del espectro autista (TEA) a los 24 meses.

Método:

Los participantes fueron 92 niños de alto riesgo, hermanos menores de un estudio, ya en marcha, de imagen sobre autismo. Todos los participantes tenían la difusión de imágenes de tensor de menos 6 meses y la evaluación del comportamiento a los 24 meses, la mayoría contribuyó con datos adicionales de imágenes a los 12 meses y / o 24. A los 24 meses, 28 niños cumplieron los criterios de trastornos del espectro autista y 64 niños no lo hizo. Propiedades microestructurales de tractos de fibra de sustancia blanca, al parecer, relacionados con los trastornos del espectro autista o comportamientos relacionados ,se han caracterizado por la anisotropía fraccional y difusividad radial y axial.

Resultados:

Las trayectorias de anisotropía fraccional de 12 de los 15 tractos de fibras difieren significativamente entre los niños que desarrollaron trastornos del espectro autista y los que no lo hizo. El desarrollo para la mayoría de los tractos de fibras en los niños con trastornos del espectro autista se caracterizan por altos valores de anisotropía fraccional a los 6 meses, seguido por un menor cambio a lo largo del tiempo con respecto a los niños sin trastornos del espectro autista. Por lo tanto, a los 24 meses de edad, las personas con TEA tenían valores más bajos.

Conclusiones:

Estos resultados sugieren que el desarrollo anormal de las vías de la sustancia blanca puede preceder a la manifestación de los síntomas autistas en el primer año de vida. Los datos longitudinales son fundamentales para la caracterización de las dinámicas de los cambios del cerebro relacionados con la edad y el comportamiento que subyacen a este trastorno del desarrollo neurológico.

Como decíamos, el desarrollo cerebral durante los primeros años de vida, clave incluso en los transtornos psicológicos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: